Internacional
Internacional

¿CÓMO LOS PARAMOS?


Un análisis de The Guardian plantea un debate para pensar: quién le puede ganar a los All Blacks y cómo se mantiene el rugby de 15.

Miércoles, 20 de Septiembre de 2017 | 11:02

El éxito de los All Blacks 57-0 sobre Sudáfrica el fin de semana envió un escalofriante mensaje para todo el mundo del rugby.

Esa fue la opinión del escritor de rugby de The Guardian, Robert Kitson, quien vio ramificaciones para el juego global en el resultado, a dos años de la Copa Mundial de Rugby 2019.

"Se esperaba que los Springboks estuvieran mejorando, los hombres de negro todavía reconstruían... ¿Y si este boquete se ampliara aún más entre ahora y 2019? Sólo el más ciego podría ignorar las posibles ramificaciones", dijo.

"Sin duda alguna, el resultado de los Springboks debilita peligrosamente el negocio del rugby. El juego internacional no está a prueba de balas en lo comercial. Necesita de su fiel mezcla de deliciosa anticipación y tensión competitiva para mantener vivo el interés".

Con el aura de Sudáfrica perdido -han perdido 14 de sus últimas 16 pruebas contra Nueva Zelanda- sus mejores jugadores se dirigen cada vez más al extranjero y su estatus de superpotencia puede haber desaparecido.

"Uno de los observadores más experimentados de Sudáfrica lo expresó perfectamente: el sábado fue la noche más oscura de los Springboks y puede que no haya un amanecer", dijo.

Kitson señaló otras preocupaciones en el mundo. Australia tuvo sólo 14.229 espectadores en Canberra para el Test contra Argentina el fin de semana. Argentina perdió 13 de sus últimos 15 tests. Mientras tanto, la seguridad de que el Seven continuaría en los Juegos Olímpicos hasta, por lo menos, 2024, puede desestabilizar el juego de 15 hombres.

"Todos estos problemas han sido señalados de diversas maneras antes, la diferencia es que muchos están ahora dándose simultáneamente." La gira de los Lions fue un maravilloso anacronismo, temporalmente cegándonos a todos los asuntos importantes en otros lugares ", dijo.

Kitson aseguró que una predecible carrera de sólo dos caballos sería otro factor negativo que añadir a la lista. "Aunque Inglaterra no es todavía un producto terminado, sus 19 victorias en 20 tests bajo Eddie Jones los hacen legítimos contendientes, pero si no pueden detener a los All Blacks, ¿quién lo hará?”.

"¿Será Irlanda de Joe Schmidt, que nunca ha estado más allá de los cuartos de final en una Copa del Mundo? ¿Una mejorada, pero aún incoherente Escocia o un equipo de Gales esperando una infusión de sangre fresca? En este preciso momento una Copa del Mundo dominada por blanco y negro se siente más probable.

"Al menos los Celtas en la gira de verano de los Lions recordaron que los All Blacks no son enteramente invencibles." Con cada día que pasa dos cosas se vuelven más claras: qué buen trabajo hicieron los entrenadores de los Lions en junio y julio bajo las circunstancias más exigentes y qué suerte tuvieron que los All Blacks nunca lograron poner todas sus backs más influyentes en el campo -recordó-. Con su equipo completo, el rango de opciones y posibilidades de ataque abierto de los All Blacks bordea el obsceno”.

Siempre hubo esperanzas de cambios drásticos en los dos años previos a la Copa. "Quizás la nueva generación de delanteros de Nueva Zelanda como Vaea Fifita, Ardie Savea y la joven y rápida sensación de internet Asafo Aumua se distraiga con la fama o las lesiones retrasen a algunos de los jóvenes aspirantes a jugar en Inglaterra.

"Lo más importante, francamente, es la creciente necesidad de preservar los test matches de 15 hombres en todo el mundo. Los próximos dos años, para bien o para mal, podrían configurar profundamente el futuro del rugby profesional", dijo Kitson.

Fuente: All Blacks

COMENTAR