Súper Rugby
Súper Rugby

EL HOMBRE QUE ROMPE EL MONOPOLIO DE NUEVA ZELANDA


Johan Ackermann, head coach de Lions, logró meter a la franquicia sudafricana entre las mejores del torneo por segundo año consecutivo.

Jueves, 27 de Julio de 2017 | 16:04

Encabezando un cambio de imagen alrededor de Ellis Park está Johan Ackermann, el head coach de Lions, cuya carrera tuvo un parate después de que fue prohibido hace 20 años para el uso de esteroides. El segunda línea de los Springboks cumplió su condena y jugó hasta sus treinta y largos años, antes de moldear a estos Lions como la mejor franquicia de Sudáfrica.

Los equipos sudafricanos estaban limitados por su plan tradicional basado en el dominio físico respaldado por su muy buena puntería en los envíos a los postes.

Era un plan que les había servido bien, pero los cambios en el rugby mostraban que se necesitaban habilidades más amplias para continuar en la elite. La dureza en los forwars seguía siendo obligatoria, pero los ocho de adelante también necesitaban mejorar su estado atlético para complementar a los backs, que a su vez tuvieron que aumentar sus rucks y sus tackles.

Ackermann encontró una audiencia receptiva en los jugadores de Lions que se consideraban fuera de moda cuando se graduó como entrenador en 2014. Entró con esa mentalidad, encontrando a jugadores que eran ambiciosos y que estaban dispuestos a aprender.

Los viejos hábitos tardaban tiempo en alejarse, especialmente bajo presión cuando los instintos naturales de los jugadores volvían a lo conocido. El primer par de años fue duro, pero los resultados subieron en las últimas dos temporadas.

Los Lions jugaron la final el año pasado y luego cayeron ante los Hurricanes. Las peculiaridades del sorteo significaron que los Liones evitaron cualquier partido contra equipos de la NZ hasta la semifinal de este fin de semana, que también es la revancha de la final de 2016.

Esta vez son los Canes quienes tienen que lidiar con el viaje de larga distancia y jugar lejos de la familiaridad de su estadio. ¿No es gran cosa?

Los jugadores son criaturas de hábito y la mayoría se sienten más a gusto con sus rutinas y entornos habituales que en un lugar como Ellis Park, donde los sentimientos de los hinchas serán todos a favor de los Lions. Y Ackermann quiere continuar con su éxito antes de irse a ser el entrenador del Gloucester inglés.

El año pasado, el capitán de los Lions, Warren Whiteley, regresó de dos meses con una lesión en la pantorrilla para jugar en la final, pero su impacto se redujo. Esta temporada su trabajo de alta calidad en el No 8 convenció a los selectores de los Springboks que él era el hombre para tests  de junio, hasta que una lesión pélvica lo descartó durante dos meses.

La especulación surgió si podría volver para el choque en semifinales, pero no pudo ser. Son los Canes quienes tienen el regreso de su líder, Dane Coles, listo para mostrar su mejor juego este sábado, cuando cumplirá nada menos que 100 partidos con la franquicia.

Su enfrentamiento con el hooker de los Lions Malcolm Marx debería ser una gran muestra de lo que le espera en el Campeonato de Rugby.

Marx tiene una alta tasa de estadísticas en torno a los breakdowns, le gusta tener la pelota en la mano y está con muy buenos números con su lineout y el trabajo de scrum. Tiene un juego muy vistoso, como el hombre en la camiseta No. 2 de los Hurricanes.

Fuente: NZ Herald

COMENTAR