Internacional
Internacional

UN POLÉMICO FINAL PARA ALL BLACKS VS LIONS


Una jugada clave sobre el final abrió un debate: knock on y offside. Puede haber variaciones.

Lunes, 10 de Julio de 2017 | 08:26

Una serie histórica entre All Blacks y Lions se cerró con un jugada muy polémica. El árbitro francés Roman Poite tuvo unos polémicos minutos finales.

Una salida de los All Blacks con el partido empatado y dos minutos por jugar generó el inicio del drama. Un rebote Liam Williams hacia adelante hace que Ken Owens tome la pelota sin intención y rápidamente la deje caer. El problema es que Owens estaba delante de Williams. El reglamento en su regla 11.7 expresa: Cuando un jugador hace un knock on y un compañero offside es el próximo en jugar la pelota, el jugador offside está expuesto a ser sancionado si jugando la pelota impidió que un oponente obtuviera una ventaja.

Poite inmediatamente marca penal y la chance para cerrar el partido para los de negro. Varios compañeros advierten a Sam Warburton, capitán de Lions, que pudo haber habido una carga en el aire por parte de Kieran Read. Poite acepta el reclamo y pide TMO.

La repetición muestra que no hubo carga ilegal y que sólo fue disputa. Y acuerdan que es penal para los de negro. Pero…

Poite se da vuelta y camina cinco pasos para marcar el ¿penal? Se lo ve a Read en la pantalla responderle a un compañero que es penal a favor y hacer el gesto de palos. Ya estaba. Poite dice que el número 16 rojo (Owens) “no juega intencionalmente la pelota. Es un offside accidental entonces será scrum para el equipo negro”. Lluvia de chanes. Read no lo puede creer y le dice que el reglamento no menciona nada sobre offside accidentales.

Pero Poite ya decició que no cerraría la serie con un fallo dudoso. Y partir de allí se jugaron unos caóticos 100 segundos. La pelota sale descontrolada de un scrum todo desarmado que podría haber sido penal a favor de los All Blacks. Mientras TJ Peranara levanta los brazos para reclamar, Rhyss Webb la toma y corre, se la pasa a Taulupe Faletau que la manotea y la tira hacia atrás. Pero Poite cobra knock on.

Otro scrum para los de negro. Ahora casi en mitad de cancha y con la sirena de fin del encuentro sonando. Ataque de los All Blacks que termina con el reloj en 81:25 y el debutante Jordie Barrett tocando la línea de touch. Poite ve al lineman levantar la bandera, pita una vez y con una pausa en donde todos dudan, marca el final del partido y de una serie histórica.

Empate en 15, empate en la serie. Warburton y Read levantan la copa juntos, en un gesto que enaltece al rugby. Qué difícil será esperar cuatro años para volver a ver a estos Lions.
COMENTAR