Intimidad del Maul
Intimidad del Maul

PICHOT: "SOY EL MÁS CABULERO"


Agustín respondió 20 preguntas a Clarín y cuenta sobre su apodo, su hobby de DJ, el fútbol, sus caprichos, su meditación y sus cambios.

Martes, 04 de Julio de 2017 | 07:45

Agustín Pichot respondió 20 preguntas para Clarín. Enterate más de la vida del ex medio scrum de Los Pumas y actual vicepresidente de World Rugby.

1. ¿Por qué te dicen “Ficha”? Porque me gustan mucho los juegos electrónicos. De chico, siempre pedía una ficha para jugar. Empecé por los Arcade, seguí con los Dragon Kung Fu Master, los flippers. Fui amante ferviente de los videogames.

2. ¿Alguna vez tuviste miedo de morir aplastado en un scrum? Nunca. Sí tuve miedo de salir a la cancha con 80.000 personas y que algo me saliera mal siendo el capitán del equipo. Tuve miedo de fallar y perjudicar a mis compañeros.

3. ¿Macri gobierna para los ricos? Creo que Mauricio es rico y no creo que gobierne para los ricos.

4. ¿Sos un papá guardabosques? Para nada. No creo en la posesión. Tengo dos hijas. La más grande, de 17, tiene un novio que es un fenómeno de pibe.

5. Si te fueras a vivir a una isla desierta con tu famila y te aseguraran las necesidades primarias cubiertas, ¿qué cosa llevarías? Mis libros. Tengo miles. Me encanta leer; no veo televisión. El último fue La noche de la Usina, de (Eduardo) Sacheri. La era digital nos ha sacado espacio de ocio, pero el momento de leer no me lo quita nadie.

6. ¿Qué consejo le darías a un chico que quiere ser rugbier profesional? Que se divierta y que primero lo elija por amor al deporte, no por lo económico.

7. ¿Cuál es tu barrio preferido? Martínez. Es el lugar donde nací, donde trabajo y donde vivo. De chico, andaba en bicicleta por las barrancas y buscaba renacuajos en las zanjas. Mi abuelo era el canillita de la estación de Martínez, tenía un kiosco de revistas. Se llamaba Juan López. Era un capo. Me transmitió su sensibilidad, que después utilicé en mi carrera. Recuerdo que, en el verano, mi abuelo me pasaba a buscar a las cinco de la mañana y me hacía envolver diarios. Con él conocí el sacrificio del laburante.

8. En las fiestas, ¿planchabas o eras el galán? (Risas) Era dee jay. Me gustaba mucho la música. Eran los ‘90 y se escuchaba house y tecno. Me quedé con dos bandejas. Conservo esas cosas de niño.

9. ¿Por qué no hay onda entre rugbiers y futbolistas? Yo tengo la mejor con ellos. Soy muy amigo de Sebastián Verón, por ejemplo, y tengo buena relación con Carlitos Tevez. Hablo con Javier Mascherano de vez en cuando, y con Santiago Solari hemos pasado vacaciones juntos. Según mi experiencia, la mayoría de los jugadores de rugby han querido jugar al fútbol. El fútbol es algo que toca a toda la sociedad, con lo bueno y con lo malo. Todos somos hinchas.

10. ¿Pinamar o Punta del Este? ¡Pinamar, ciento por ciento! Fui todos los años de mi vida.

11. El rugby tiene fama de ser un deporte de chetos, ¿cambiará alguna vez? Me han criticado, justamente, porque yo soy uno de los que quiere romper con ese preconcepto. El rugby cambió mucho. Si querés, un día vamos por el país a verlo. Hice planes para fomentarlo en Salta, muchos se anotaron y hoy se juega en varios pueblos. Creo que ya se superó esa cosa centralista del rugby, de deporte básicamente porteño.

12. Alguna vez contaste que eras un líder negativo, ¿cómo cambiaste y por qué? Era muy malcriado. Me sentía el mejor en lo que hacía y me costaba entender al otro. Quería que todos fueran a mi ritmo, que jugaran como yo. Y no estaba bueno, no mostraba el mejor camino como líder. Cuando me fui a vivir a Inglaterra, me di cuenta de que necesitaba cambiar. Ahí choqué con líderes de verdad y aprendí a ser diferente.

13. ¿Tuviste o tenés complejo con la altura? Nunca, y eso que era chiquito, chiquito. Imaginate en Europa, donde hay jugadores altísimos. Pero me la banqué.

14. ¿Alguna vez comiste pizza en Guerrín, un clásico de la calle Corrientes? No, yo como pizza de parado en Las Cuartetas. Hace un tiempo probé la de El Cuartito y me gustó. Pero soy fanático de la pizza de molde de Las Cuartetas.

15. Viajás por todo el mundo, ¿te gusta volar o necesitás empastillarte? No tengo problemas ni me da miedo. Y no tomo drogas.

16. ¿Creés en las cábalas? Soy la persona más cabulera que te puedas imaginar. Tengo como un millón y medio. Además, cuando jugaba, iba agregando. Por ejemplo: me sentaba en el mismo lugar en el ómnibus, me tocaba la misma parte del cuerpo antes del partido; me metía una moneda de 25 centavos en un bolsillo, rezaba dos veces... Analizándolo psicológicamente creo que era una forma de protegerme y ordenarme ante la presión y el miedo a salir a la cancha. Eso me tranquilizaba. Ahora medito todos los días.

17. Sos hincha de Boca, ¿quién te parece el mejor jugador de todos los tiempos? Juan Román Riquelme. Y de la historia: Diego (Maradona) y Lionel (Messi). No me hagas elegir entre los dos.

18. ¿Es verdad que tenés gran cantidad de ropa fina? No, eso me parece una gilada, súper careta. Si hay algo que está bueno y me lo puedo comprar, lo hago. Pero lo material no es lo que me hace feliz. Sacando el nacimiento de mis hijas, la satisfacción más grande la tuve en el vestuario, cuando salimos terceros del mundo (Mundial de Francia, 2007) y nadie daba dos mangos por Los Pumas.

19. Hiciste un bolo en Fox. ¿Alguna vez soñaste con actuar? En un momento tuve ganas de estudiar teatro, pero no me animé. Ahora tengo una productora de contenidos digitales y de TV.

20. Hace un tiempo el Daily Telegraph te describió como un tipo con un look de estrella pop, nacido del fútbol y con temperamento de artista, ¿te identificaste en su momento? Sí, claro, para Inglaterra yo fui un caso particular: argentino, de pelo largo, onda cantante, capitán de un equipo (Richmond). Hay algo en los genes. Mi prima Malena, con quien me llevo bárbaro, sacó la parte bien histriónica de la familia. Igual su papá, Pelusa: es mimo, referí de rugby y anestesista. Todo tenemos algo más.

Fuente: Clarín / Silvina Demare

COMENTAR