Intimidad del Maul
Intimidad del Maul

UN GRAN GESTO


Su hijo sufrió una fractura durante un partido entre Centro Naval y Belgrano Athletic. Esta es la carta que envió.

Miércoles, 28 de Junio de 2017 | 13:23

Esta es la carta que el padre de un jugador de la M17 de Centro Naval hizo pública.

AL BELGRANO ATHLETIC CLUB
Virrey del Pino 3456, C.A.B.A.

Estimados miembros de la comisión de rugby,
El día de ayer mi hijo concurrió, como integrante del plantel de M17 de Centro Naval, a la sede Pinazo de su club para disputar un partido del torneo oficial contra el BAC
Durante el transcurso del juego sufrió. A raíz de un tackle sobre su pierna de apoyo, una fractura doble de peroné debiendo recibir los primeros auxilios en el club. 
Al respecto quiero destacar muy especialmente tres aspectos que considero muy importantes. En primer lugar la atención médica brindada por el médico de guardia fue excelente. Puedo afirmar que fue sumamente profesional y efectiva, logrando calmar a mi hijo, dándole la debida contención, y logrando una excelente inmovilización de la pierna afectada y un diagnostico inicial, que luego fue corroborado con placas radiográficas. 
En segundo lugar, la preocupación manifestada por el grupo de entrenadores de la M17 de Belgrano, quienes, además de preguntar por el estado de mi hijo, insistieron a los entrenadores de Centro Naval para que se les informara sobre su condición al finalizar el día. 
Por último, la actitud del jugador tacleador, cuyo nombre entiendo que es Martín (Tincho) O’Donnell quien le envió un mensaje a mi hijo muchas horas después preguntado por su estado, pidiendo disculpas (sobre algo que fue absolutamente lícito y sobre lo que no tenía que disculparse) y deseándole una buena recuperación. Esta conducta, haya sido espontánea o incentivada por sus entrenadores, además de sintetizar el espíritu y los valores del rugby que todos los que alguna vez jugamos defendemos y enseñamos, pone en relieve el nombre del jugador en cuestión, el de sus entrenadores y coordinadores y, en definitiva, a la institución Belgrano Athletic. 
Todo lo descripto permitió que, luego de muchas horas de clínicas, tanto el que suscribe como mi hijo sintiéramos que todo lo sucedido valía la pena, siendo así mucho más fácil sobrellevar la preocupación y el cansancio. Fue altamente positivo que, además del apoyo de su propio equipo, mi hijo sintiera que sus rivales circunstanciales demostraran preocupación, tomándose el trabajo para comunicárselo. 
Por todo ello, como padre de jugador y miembro de la familia del rugby argentino, les ruego hagan llegar mi profundo agradecimiento a todos los miembros de ese club que de manera directa e indirecta se vieron involucrados en este accidente deportivo. 
Sin nada más que decir, sólo espero que mi hijo Juan Marcos y “Tincho” O’Donnell se reencuentren algún día en la cancha, como así lo expresara en su mensaje este último, y puedan seguir disfrutando de este noble y hermoso deporte, recordando este incidente como una anécdota más. 
Por último, dejo constancia que he hecho llegar este reconocimiento a las autoridades de nuestro club a los fines que correspondan. 
Los saluda atentamente,
Gabriel Remotti"

COMENTAR