Los Pumas
Los Pumas

LA COFRADÍA DEL TACKLE


En actitud y entrega eran los primeros siempre. Históricos de Los Pumas que se destacaron por dejar el hombro en cada tackle.

Miércoles, 21 de Junio de 2017 | 15:10

Las evocaciones genéricas -las que se direccionan a aspectos del juego, destrezas individuales o actitudes- pueden cometer groseros pecados de amnesia a la hora de personalizar las ponderaciones. Lo sé perfectamente y asumo el riesgo que implica el omitir a protagonistas trascendentes, razón por la cual me apresuro a puntualizar que en el presente análisis me circunscribiré a cuatro relevantes figuras.

Hecha la salvedad, está claro que el Rugby no es Tenis –donde la pelota se comparte como parte esencial del juego-, y la posesión es por lo general directamente proporcional a las chances de desarrollar el propio plan y traducirlo en el resultado. Y para obtenerla –y sobre todo para recuperarla- nada mejor que contar con “alas” rebosantes de tackle y actitud.

Obviamente, en el alto nivel internacional hace falta mucho más que eso, pero también resulta cristalino que sin esas básicas virtudes todas las demás se vuelven irrelevantes. En esa inteligencia, quiero poner sobre el tapete a cuatro fieles exponentes de la más rancia tradición Puma: Tomás “Tommy” Petersen, Jorge “Georgie” Allen, Rolando “el Yankee” Martin y Santiago “Tati” Phelan.

Lo de “Tommy” se remonta a la exitosa incursión por tierras neozelandesas en 1979 y se extendió hasta la gira a Australia de 1986, en la que algunas discrepancias con “Pochola” Silva lo alejaron del Mundial ´87, circunstancia lamentada por el coach en su libro “Pasión y Coraje” que, curiosamente, son palabras que bien definirían al rubio ingeniero del SIC.

“Georgie” hizo su aparición internacional ante los canadienses en 1981 y brilló en Sudáfrica al año siguiente, lo que no pasó desapercibido para los anfitriones que lo “ficharon” en Natal. Tras su paso por la tierra de Shaka Zulu y una incursión en Italia, volvió con su bravura intacta y llegó hasta la capitanía Puma.

El “Yankee” es algo más contemporáneo. Arrancó en el ´94 en y contra su Estados Unidos natal y prorrogó la vigencia de sus implacables tackles hasta la eliminación en la RWC 2003, su tercer Mundial.

Y si de ubicarnos próximos a la actualidad se trata, no podía faltar la casi suicida vocación del “Tati” Phelan por doblegar oponentes con la razón de sus hombros.

De todos atesoro actuaciones memorables: las de “Tommy” en el formidable 1985, las de “Georgie” en la victoriosa serie ante Australia en 1987, las del “Yankee” en la serie con los Wallabies diez años después y, en el caso de “Tati”, los “mil” derribos con los que frenó irlandeses en 1999.

Naturalmente, no son los únicos integrantes de la cofradía. Tampoco puedo afirmar que sean los más conspicuos. Pero sí que merecen estar en su cuadro de honor.

Definitivamente.

 *por Francisco Vázquez

COMENTAR