Entrenamiento y Coaching
Entrenamiento y Coaching

LA ACTITUD HACIA EL RUGBY II


Un texto del "Veco" Villegas que sigue siendo más actual que nunca. Lo publicamos en 3 partes para que puedas ir leyendo y aprendiendo de esta leyenda del rugby.

Jueves, 25 de Mayo de 2017 | 08:36

La actitud al ser "colgado" en un partido  

 

Cuando comienza cada temporada se repiten las mismas frases celebres: "Seguramente este año nos vamos a equivocar y vamos a cometer errores, pero ninguno será con mala intención". ¿Por qué se repite esto siempre? Porque muchas veces el coach parece ser injusto o parece equivocarse en diferentes decisiones que afectan o pueden afectar a los jugadores. No siempre esto debería ser relevante ya que la vida nos va a poner ante situaciones aparentemente injustas que deberemos sortear. O para ponerlo en términos del rugby, situaciones donde deberemos apretar los dientes y seguir hacia adelante.

Lo que el coach debe incentivar constantemente es que no importa la circunstancia el jugador es parte vital de un equipo dentro o fuera del campo de juego, y si esta vez le tocó ver el partido desde a fuera, su función es tan importante como cuando está disputando milímetro a milímetro dentro del campo de juego.

Aquí la actitud toma un papel muy especial. La actitud del hombre que queda fuera de la formación para esa semana debe estar:  

 

1. A disposición del equipo.

2. Con espíritu de colaboración.

3. Para cualquier cosa que se lo necesite.

4. En todo momento.  

 

Con esto queremos decir que si al jugador que no integra la formación se lo requiere para hacer oposición en la práctica, o se lo necesita para traer agua, o cargar los bolsos, o hacer de lineman, o llevar arena al pateador; ese jugador DEBE ESTAR DISPUESTO. Esta es una característica de los jugadores que logran llegar lejos en su carrera deportiva al igual que en su vida misma. La función del entrenador debe ser la de entrenar estas actitudes de servicio constantemente.  

Durante el partido los jugadores que han sido designados para integrar el banco de suplentes deben estar con actitud alerta constantemente pues en cualquier momento puede requerirse su actuación. Esto quiere decir:  

 

1. Alertas a las situaciones del partido.

2. Alertas a las situaciones de su puesto.

3. Atentos a las indicaciones del coach.

4. En estado de total concentración.

5. Con la ropa en condiciones (botines puestos, camiseta puesta).

 

La actitud cuando no hay entrenamiento

 

Hemos visto recién que los tiempos de entrenamiento son relativamente escasos, por lo que muchas veces hemos hablado de aquello que constantemente repetía Don Francisco Ocampo acerca de la preparación del jugador para rendir al máximo de sus posibilidades, es decir el "entrenamiento invisible" o sea el entrenamiento que un jugador debe realizar fuera de los días de práctica convencionales.  

Esta actitud del jugador repercute en su desarrollo como deportista a la vez que impulsa al resto a cumplir de manera excelente en el ámbito de las prácticas.  

Es menester del coach de excelencia comprometer a los jugadores a realizar entrenamiento aún fuera de los días de práctica de conjunto. Su mensaje debe ser inspirador y motivador para despertar en el jugador el deseo de estar en óptimas condiciones para la práctica del juego del rugby, tanto física como mentalmente.

 

La actitud la noche anterior al partido y la mañana previa

 

Los antiguos guerreros impusieron la tradición de "velar las armas" la noche previa al combate, esto significa sentarse frente al fuego con todas las armas a la vista, simplemente conversando y mirando sus armas, las cuales iban a ser usadas en combate para defender su estandarte. En ese momento su mente estaba totalmente compenetrada con su próxima actuación y en la función que debería desarrollar al día siguiente. Lo mismo sucede en el juego del rugby, la noche previa al partido el jugador debe concentrarse en su juego, en las prácticas, en su desafío próximo y en cómo desarrollar entereza mental ante el compromiso de defender su camiseta contra el oponente que llega con las mismas intenciones. Para ello recomendamos que el coach haga mucho hincapié en:  

 

1. Su equipo (vestimenta adecuada, tapones y zapatos).

2. Su actitud mental (nervios, garra, motivación, grado de compromiso).

3. Su actitud física (estar preparado y no desesperado).

4. Su descanso.

5. Su alimentación.

6. Su función dentro del equipo.  

 

Existen diferentes formas para lograr una correcta predisposición hacia el juego aunque recomendamos juntarse a comer la noche anterior y ver alguna película alentadora o inspiradora. 

COMENTAR