Entrenamiento y Coaching
Entrenamiento y Coaching

LA ACTITUD HACIA EL RUGBY I


Un texto del "Veco" Villegas que sigue siendo más actual que nunca.Lo publicaremos en 3 partes para que puedas ir leyendo y aprendiendo de esta leyenda del rugby.

Miércoles, 24 de Mayo de 2017 | 13:17

Carlos “Veco” Villegas fue un hombre generoso que compartió su acertada visión de este deporte. Este texto trata acerca de, nada más y nada menos que "La actitud hacia el rugby", pasando por facetas como la preparación para la práctica, para el partido o para el tercer tiempo.

 

La actitud ante el entrenamiento

 

Uno de los puntos donde se refleja más la actitud dentro de una práctica es en la disciplina que muestra o tiene el jugador. Mucho se ha hablado de este punto pero vale recalcarlo para no perder la esencia de quienes nos precedieron. Llamamos disciplina al orden, al autocontrol, al hacer cumplir lo establecido. Indudablemente esto comienza con algunos ítems fundamentales.

 

A.  Indumentaria para el entrenamiento

 

Debemos comunicar y hacer comprender que para realizar una práctica con éxito es necesario que las herramientas a utilizar sean adecuadas; y esto quiere decir que dentro de las responsabilidades del jugador está la de llegar a las prácticas con todo el equipo de rugby, es decir:

 

? Camiseta de rugby

? Pantalón de rugby

? Botines de rugby

 

Sin estos elementos se dificultaría el desarrollo de la práctica y el coach debería modificar lo planificado o excluir a aquellos que no cuenten con la indumentaria apropiada. Un scrum no se puede realizar sin estos elementos, prácticas de tackle tampoco, carreras para mejorar estilo y velocidad tampoco, práctica del line out tampoco; es decir que los requerimientos básicos del juego del rugby no podrán ser ejercitados por falta de elementos, que son en definitiva responsabilidad del jugador.

 

B. Horarios

 

Constantemente hemos escuchado decir que las prácticas comenzaban cuando llega el último de los jugadores, por lo que es necesario cumplir estrictamente con los horarios de inicio de las prácticas, y esto quiere decir fijar y hacer cumplir los horarios establecidos. Es parte vital de la disciplina que debe adquirir un jugador para someterse a la presión del juego. Aquí es donde el coach debe empezar a sentir la responsabilidad del jugador hacia diferentes áreas comprometidas del juego del rugby:  

 

1. Hacia uno mismo.

2. Hacia sus compañeros.

3. Hacia el equipo.  

 

Cuando se le dice a un jugador que el entrenamiento comienza a las 20.30 horas, significa que a las 20.30 debe estar listo y preparado en la cancha y no llegar a las 20.30 horas. No importa si comenzamos con una charla, o con la parte física o si vamos a desarrollar la práctica a partir de un partido; la práctica comienza a las 20.30 horas y es allí donde el jugador debe enfocar su concentración.

 

C. Disposición hacia la práctica

Es importante destacar que el rugby nos invita a divertirnos como base fundamental del juego, pero que también nos impone ciertos sacrificios que debemos asumir para desarrollar con éxito el juego.  

En cuanto al tiempo podemos decir que es bastante corto ya que contamos sólo con dos días a la semana para realizar prácticas, correcciones, para transmitir enseñanza y para generar conducta en los jugadores, que dicho sea de paso siempre parece insuficiente. Si a esto le sumamos que muchas veces los jugadores encuentran en este tiempo un lugar para distenderse de las presiones de todos los días, o utilizan este espacio para intercambiar informaciones o conversar con sus amigos, el tiempo mental del que disponemos es infinitamente menor.  

Por eso es nuestro deber de entrenador ubicar los tiempos para cada necesidad. Es imperativo que marquemos a fuego la idea de que para cada situación existe un momento, y que el momento de la práctica debe estar destinado a practicar, a crecer como jugadores, a desarrollar las destrezas que luego le van a ser requeridas en el partido.  

Debemos lograr que los jugadores comprendan que el tiempo de entrenamiento es precisamente eso: un tiempo para entrenar, y ya que han traído al campo de entrenamiento su cuerpo, deben traer también su concentración, su cerebro y su mente para aplicar todo los practicado luego en el partido.  

 

Para ello la práctica debe de desarrollarse:  

1. Con disciplina.

2. Con la boca cerrada (salvo cuando el coach indique lo contrario).

3. Con total concentración.

4. A toda velocidad (física y mental). 

COMENTAR