Rugby Femenino
Rugby Femenino

HACIENDO HISTORIA


Pre Match habló con la ex Puma Ximena Santillán y con la Preparadora Física Verónica Arias, sobre sus experiencias en su paso por el Seleccionado Femenino.

Miércoles, 24 de Mayo de 2017 | 08:20

Una lo hizo vistiendo la camiseta celeste y blanca: Ximena Santillán. La otra aportando sus conocimientos para el desarrollo del rugby femenino de elite: Verónica Arias. Ambas comparten la pasión por el juego y el orgullo de haber aportado mucho para el crecimiento de esta actividad en la Argentina.

¿Cuándo integraron el seleccionado?

Xime: Estuve en el 2004 cuando viajamos a Venezuela. Fue la primera vez que se hacía el seleccionado femenino. Y en el 2006 que estuvimos en Chile.

Vero: Yo estuve en el año 2012 junto al coach Miguel Seró, hasta que cambió la estructura de desarrollo a alto rendimiento.

-¿Cómo era la preparación en esos años?

Xime: Nos preparábamos nosotras, no había una estructura. Era lo que traíamos cada una de los clubes. Por suerte, casi todas éramos profes de educación física, así que físicamente estábamos bastante bien preparadas, entrenábamos juntas unos días antes de partir. Mario Barandiarán nos ayudaba en esa primera etapa. Posteriormente, ya en el 2006, también nos ayudaba Miguel Seró.

Vero: En mi caso fue la época en la que se plantea hacer algo más formal y exigente. Ahí surge lo del CENARD, para que todas las chicas, tanto de Buenos Aires como del interior, concentren ahí. En ese momento, yo entré por intermedio de una compañera de alto rendimiento deportivo y juntas, con Miguel Seró, comenzamos a hacer los tests a las jugadoras para saber los potenciales y puntos a mejorar individualmente, con antropometrías y seguimiento específico.

-¿Había diferencias entre las chicas del interior con las de Buenos Aires en cuanto a preparación?

Xime: En mi época era bastante similar el nivel de preparación. Influía que recién comenzaba todo esto y todas estábamos enfocadas en crecer. Creo que en la actualidad, en los clubes, hay jugadoras que demandan un seguimiento más importante,  para estar mejor preparadas para jugar.

Vero: Coincido con Xime. Por ejemplo, en el 2009 había 149 jugadoras fichadas. En la actualidad hay más de 3 mil. El tema es que hay pocos preparadores físicos en los clubes que puedan dedicarles tiempo completo a las chicas. En el caso de las diferencias, se notaba en las chicas que venían con alguna actividad física anterior, por ejemplo hemos tenido chicas que venían de la gimnasia deportiva o el levantamiento olímpico, por ejemplo. Ellas venían con una estructura física más sólida.

-¿El rugby femenino está creciendo más en el interior?

Xime: Creo que se le da un poco más de espacio en el interior, o tal vez tengan más difusión. En mi época todos los miércoles estaba en la UAR y el primer torneo lo hicimos en total 6 equipos. Fue en Buenos Aires. Entre ellos estaban las chicas de Charoga del Chaco. Creo que el haber vestido por primera vez la camiseta nacional fue el punto de auge en mi caso, el momento que nos reconocieron gracias a todo el esfuerzo que hicimos.

-¿Cómo ves el crecimiento en la preparación física?

Vero: Lo tengo como uno de mis grandes orgullos profesionales. Empezaba todo lo que era el alto rendimiento para las chicas y en tres meses, con los estudios y test, planificamos entrenamientos especiales y logramos cambios radicales en las jugadoras, en su estructura física, tal como lo afirmaba Miguel Seró. Ese año 2012, las chicas salieron invictas en todos los torneos. Entre ellos ganaron el torneo Valentín Martínez. Y en el 2013 también. Ese fue un punto de inflexión y ahí se cambió el grupo de trabajo para hacerlo similar al de los seleccionados masculinos.

-¿Qué te parece la nueva versión del torneo este año con equipos de diez jugadoras?

Xime: Para mí es positivo, porque aumenta la posibilidad a las chicas para que participen y jueguen y se acerca más al juego del rugby de 15 que a mí, personalmente, me encanta.

-¿Cómo ves la evolución de la preparación física del rugby femenino?

Vero: Ahora que depende de alto rendimiento, las chicas tienen toda la estructura de la UAR. Lo que les da una plataforma sólida en todos los aspectos. Hubiera estado bueno haber participado en los Juegos Olímpicos para darle más vuelo al rugby femenino en el país.

-¿Qué piensan que se hizo bien y que le falta al rugby femenino en el país?

Xime: Lo que se hizo hasta ahora está bien. Creo que habría que mejorar las estructuras, como ocurre en Brasil, y así mejorar el nivel. El problema, particularmente acá, es que la tendencia machista en el rugby existe y eso demora el crecimiento.

Vero: Creo que es muy importante la comunicación y desmantelar los mitos, como dice Xime. Hay deportes que tienen muchas más lesiones que en rugby. No quiere decir que porque hagas rugby vas a ser “baronera”. No es así.

-El final es de ustedes

Xime: Fue una de las mejores etapas de mi vida jugar al rugby y me dio muchas cosas. Siempre voy a estar agradecida.

Vero: Creo que llama la atención que el rugby femenino es más accesible en el interior que acá en Buenos Aires. Acá es más cerrado. Creo que sería cuestión de bajar los egos.

Texto y Foto: Carlos Casebonne

COMENTAR