Internacional
Internacional

LA DURA REALIDAD DEL RUGBY ESPAÑOL


Fermín de la Calle relata como la Federación se quedo sin televisación por los malo manejos de sus dirigentes.

Miércoles, 17 de Mayo de 2017 | 08:55

“Siempre comento que el rugby es el único deporte de equipo que no ha explotado en España. Ahora entiendo los porqués ¡Qué pena!. Es un todos contra todos constante. La Federación y los clubes son incapaces de mirar con perspectiva. Es la única vez en mi trayectoria que he visto cómo desde dentro un deporte se canibaliza haciendo lo posible para no tirar adelante… Ojalá haya un punto de inflexión porque creo en el rugby y en sus valores. Algún día se podrá profesionalizar en todos los ámbitos”.

Son palabras de Fernando Ruiz, director de Eurosport en España, periodista con más de tres décadas de experiencia en coberturas de alto nivel. La persona que apostó por abrir la ventana de Eurosport al rugby español para situarlo a la altura del Giro de Italia o de Roland Garros. Convendrán que muy por encima de la mejor de las expectativas de cualquier aficionado al rugby. Entre Contador y Nadal.

El 22 de enero el rugby español se asomó por primera vez a la pantalla de Eurosport en un derbi vallisoletano muy entretenido. Doce semanas después la cadena ha retransmitido nueve jornadas de liga, un cuarto de final, una semifinal de Copa y la final de la División de Honor Iberdrola femenina (¡gracias chicas!). Valladolid, Hernani, Santander, Madrid, Santboi, Burgos…

Los partidos fueron elegidos por la Federación, que es quien ha invertido más de 120.000 euros en la producción de los mismos. Una inversión que a día de hoy se ha convertido en gasto porque no ha repercutido ni un euro en la cuenta de ingresos publicitarios o esponsorización de la FER. Quizás porque se ha entorpecido el trabajo de Peter Boland, persona encargada de vender ‘rugby español’ y conseguir retorno, además de uno de los ‘culpables’ del acuerdo FER-Eurosport junto a Aitor Aristegui. Hace una semana Peter renunció porque “sencillamente era insostenible trabajar sin criterio, sin rumbo y sin trabajo en equipo”.

En estas 14 semanas hay cuatro equipos que no han tenido posibilidad de aparecer en pantalla: Ciencias, FC Barcelona y Gernika. En el lado contrario, VRAC ha sido cuatro veces televisado y Santboiana, tres. Precisamente estos dos equipos son los que han impedido sistemáticamente grabar en su vestuario la charla de su entrenador o de su capitán. En una sola jornada hasta cinco equipos se negaron a cambiar el horario y dieron portazo a la retransmisión de su partido en Eurosport. Siendo fieles a la realidad, los dos únicos clubes que han ofrecido toda clase de facilidades desde el primer día hasta el último son Independiente de Santander y Ordizia. Muchos otros han ido engrasando su relación con la cadena de televisión.

Pese a los obstáculos, las zancadillas y las rencillas entre clubes, las retransmisiones han ido creciendo con mejoras en la realización y gracias a la complicidad de la buena gente de muchos clubes que han entendido que tenían ante sí una oportunidad de mostrar en la ventana de Eurosport las virtudes de su club. A eso se sumaba la aparición de un espacio en el podcast de la cadena COPE ‘Planeta Eurosport’ y el altavoz de difusión de las cuentas de las redes sociales y la web de Eurosport.

 

Sin embargo, cuando ha llegado el momento decisivo de la temporada el rugby español ha dejado   a Eurosport en la estacada. El punto de inflexión se produjo cuando la Federación acordaba con otra cadena la retransmisión de la Copa del Rey mientras mentía deliberadamente en la mesa de negociación con Eurosport, mostrándole incluso las condiciones del pliego que ya había firmado la otra cadena. El resultado es conocido por todos. La final de Copa de Valladolid se vio en otro canal comentada desde un locutorio en Madrid con una audiencia de 69.000 espectadores, por los 62.000 que ese mismo fin de semana se sentaban en Eurosport a ver snooker.

El pasado 26 de abril se produjo una comida entre Alfonso Feijoo y tres miembros de Eurosport para expresar al presidente, con el que siempre ha habido un trato directo y sincero, su malestar por lo ocurrido en la Copa y en la que lejos de aparcar el proyecto se le propuso la organización de un evento sin precedentes en el rugby español: un Súper Sábado que aglutinara las dos semifinales televisadas consecutivamente a las 17:00 y a las 19:00. Ese día ya se sabía que las dos semifinales se jugarían en Valladolid, pero no quién serían los rivales de los pucelanos. Por tanto, un momento perfecto para informar de la propuesta a los clubes que aún debían organizar los viajes.

Sin embargo, la comunicación se dilató en el tiempo y cuando se propuso la idea, la Santboiana se negó en rotundo por “el carácter amateur de su equipo” y la imposibilidad de viajar en viernes. Algo que sí había hecho en Copa, pero entonces pagaba la organización y ahora el gasto corría de su cuenta. Desde Valladolid, además, se apuntaba cierto aire de revanchismo de los catalanes por sentirse maltratados en la organización de la Copa. Pero esto son interpretaciones en las que no pretendo entrar. Dos semana antes de esto, la Federación había obligado a Olímpico a jugar fuera de casa la final de la Liga femenina y al CRAT a desplazarse hasta Burgos por el interés mostrado por Iberdrola. A la FER le resulta más fácil imponer su criterio a las chicas.

 

El pasado lunes Eurosport conoció, por las redes sociales (por donde hemos descubierto demasiadas cosas) que las semifinales se jugarían el sábado a las 18:00 horas y el domingo a las 13:30. Ni a las 17:00 del sábado en la ventana abierta al Súper Saturday, ni a las 12:30 del domingo en el horario habitual de la ventana. La justificación para retrasar el domingo la semifinal era “la organización del campeonato Sub-16” en el Pepe Rojo por parte de El Salvador. Parece cuanto menos sorprendente que quienes fueron capaces de llenar Zorrilla no hayan sido capaces de liberar el Pepe Rojo de un torneo de chavales una hora antes.

Eurosport, cansado de la falta de implicación de los clubes y la tibieza de la Federación, se ha visto obligado a frenar este despropósito. Mientras las dos partes (FER y clubes) se culpan, la cadena cumplirá lo firmado retransmitiendo una semifinal y la final el sábado 27 en directo o en diferido el domingo 28. Un minuto después de la conclusión de la final rescindirá el contrato con un rugby español que no ha estado a la altura por el egoísmo de los clubes y la falta de diligencia de una Federación en la que demasiada gente compartimos la sensación de que Feijoo no es capaz de imponerse a esa estructura que manda en Ferraz desde el siglo pasado: More, Epalza y Rafa Sempere. Allí pasan demasiadas cosas que Alfonso desconoce y le dejan en mal lugar, hipotecando en muchas ocasiones su palabra. Y no es opinión, es información.

 

Al rugby español se le llena la boca con unos valores que no practica. En la NBA la televisión impone tiempos muertos en instantes decisivos de partidos y en el fútbol los horarios y las fechas, incluido el Real Madrid-Barcelona, los marca la TV. Pero en el rugby español debemos ser más listos que nadie y es la televisión la que debe amoldarse a nuestras exigencias. Michael Robinson se marchó en su día con los bolsillos vacíos tras ser engañado por los dirigentes de nuestro rugby. Lo sé porque aún me deben dinero las franquicias de aquella Superibérica. Ahora es Eurosport quien enfila el camino de salida tras seis meses aguantado auténticas desfachateces.

Nuestro rugby es miope. Mientras no entendamos que dentro del campo debemos competir por nuestro club y fuera del campo por el crecimiento del rugby, seguiremos siendo eso que Fernando Ruiz apuntaba, “un deporte que se canibaliza haciendo lo posible para no tirar adelante”. En la Federación el director de comunicación, cuya edad laboral ya está amortizada, y el dueño del despacho del fondo celebran los fracasos de cada iniciativa que pone en peligro el  status quo y su poder. Lo que nunca sospeché es que los mismos clubes que tan mal hablan de la FER fuesen sus grandes cómplices. Hay quien apunta que la solución pasa por crear la Asociación de Clubes. ¿Los mismos que no se ponen de acuerdo para jugar un Súper Saturday? Seamos serios. Fernando, gracias por la paciencia. El año que viene la natación o cualquiera otra federación que de las que llama a las puertas de Eurosport heredará la ventana del rugby. Nosotros no hemos sabido ganarnos el respeto de Eurosport. Lo decía Pichot en su despedida: ¡Suerte porque la van a necesitar!

Fuente: Fermín de la Calle para Canterbury.es

COMENTAR