Veteranos
Veteranos

CHAMPAGNAT HOMENAJEÓ A LOS VETERANOS DE MALVINAS


LOS VETERANOS DE CHAMPA RECIBIERON AL EQUIPO DE XV MIL, INTEGRADO POR EX COMBATIENTES DE MALVINAS. PRE MATCH ESTUVO PRESENTE EN EL EMOTIVO EVENTO. FOTOS Y DECLARACIONES DE LOS PROTAGONISTAS

Miércoles, 08 de Junio de 2016 | 15:58

El sábado gris, fue el escenario ideal para evocar la gesta de Malvinas. El anfitrión fue Champagnat, con su Presidente Luis Martín y Herrera a la cabeza, que recibieron a los veteranos de XV Mil para, en su nombre, rendir tributo a los miles que con valor y abnegación defendieron la soberanía en 1982. Estuvo presente la banda de Patricios para entonar el Himno Nacional y  marchas militares que acompañaron la ceremonia.

Por un lado habló el presidente del club, revalorizando los acontecimientos de aquella gesta, y después tomó la palabra, en representación de XV Mil, el Coronel (subteniente en el conflicto) Esteban Vilgre La Madrid que destacó los actos heroicos hechos por varios de los veteranos presentes durante el conflicto. Entre ellos estaban Ernesto Peluffo, Germán Estrada, Aldo Eugenio Franco, Fernando González Llanos, Juan José Gómez Centurión, Carlos Pérez Aquino y César Álvarez Baena, y entre los que jugaron, Esteban Pino, veterano de Champa, y Santiago Pasman, de Newman, entre muchos más veteranos presentes.

Posteriormente el equipo de XV Mil donó al club una vitrina con el casco de un soldado encontrado en Malvinas, como símbolo de espíritu de lucha y compromiso permanente, y destacó La Madrid los valores intrínsecos que hay entre el rugby y los veteranos de Malvinas: la lealtad, el compañerismo, la lucha en equipo, el sacrificio y el valor.

Después se disputó el partido que fue jugado en tres tiempos de 20 minutos para estrechar lazos entre el rugby y la amistad entre estos dos equipos.

 

Pre Match habló con los protagonistas:

Coronel Esteban La Madrid

-¿Dónde estuvo destinado durante el conflicto?

-Durante el conflicto era subteniente y estuve destinado en el Regimiento de Infantería 6. Combatimos en el Monte Dos Hermanas y Tumbledown.

-¿Cuáles son las sensaciones de este homenaje?

-Como bien dijo el presidente del club, no fueron muchos los homenajes y palabras cálidas cuando volvimos de la guerra. A veces perder, aunque hayas combatido con una potencia militar, no alcanza y muchos años se tardó en hacer este tipo de reconocimientos. Champagnat fue el primer club que lo hizo hace cinco años atrás, y cada vez es más grande y más lindo el homenaje. Y para nosotros que arrastramos heridas en el cuerpo o en el alma, como los que están hoy en la cancha, este reconocimiento es enorme porque no estamos acostumbrados a las palabras de agradecimiento por lo que hicimos. Es un día de emoción.

-¿En la distancia, cómo se ve la gesta de Malvinas?

-La veo cada vez más importante. Los que fuimos, iríamos hoy mismo si nos pidieran, por la causa indiscutible: que son nuestras. Se libraron luchas heroicas que son dignas de cualquier película, sus protagonistas y los hechos de valor y arrojo que hicieron. La Argentina fue el país del mundo, que más bajas le produjo a Inglaterra, después de la Segunda Guerra Mundial. Hoy nadie duda que Malvinas es mucho más que eso, es nuestra Antártida, nuestras riquezas marítimas.

-¿Una reflexión final?

-Los veteranos de guerra no somos personas extraordinarias, somos personas comunes que en un determinado momento la Nación nos llamó a hacer algo extraordinario, como le podría haber pasado a otros. El soldado Argentino más condecorado de la guerra era analfabeto. Eso demuestra que los valores humanos son intrínsecos y cualquier persona, en algún momento de su vida, puede hacer algo extraordinario por su país. Hay que estar orgulloso de la tierra donde nacimos y la bandera que flamea en ella.

 

Luis Martín y Herrera Presidente de Champagnat

-¿Cómo surgió la iniciativa de hacer el homenaje?

-Surgió hace cinco años atrás cuando el equipo de veteranos nuestro jugó un partido con los de XV Mil formado por veteranos. Ahí empezamos a conocernos, a estrechar lazos de amistad, a conocer sus historias y nos conmovió. Generalmente lo hacíamos a la noche con una cena pero desde el año pasado decidimos abrirnos y realizar un evento de día para toda la familia del rugby. Y tenemos la suerte de que hoy nos acompañaron las infantiles.

-¿Cuál es su sentimiento a nivel personal?

-En el año 1982 yo tenía 22 años y no le daba importancia a lo que fue esa guerra. Y cuando perdimos la guerra, como sociedad, le dimos vuelta la cara, como si fuera un partido de rugby que a veces pasa que perdés y la gente te ignora. Me siento pleno de sentir ese abrazo en el alma que nos piden quienes dieron todo por una causa, quienes volvieron y quienes quedaron allá, es una manera de reivindicar lo hecho por todos ellos.

 

Texto y fotos: Carlos Casebonne

COMENTAR