RWC 2011
RWC 2011

EL TOP 5 DE JUGADORES


El escenario internacional mostró a muchos protagonistas destacados pero Dagg, Kaino, Roberts, O’Brien y Burger fueron los mejores.

Martes, 25 de Octubre de 2011 | 06:01

La Rugby World Cup de 2011 vio incontables actuaciones individuales sobresalientes desde su fecha inaugural, el 9 de septiembre, cuando Nueva Zelanda venció cómodamente a Tonga en el Eden Park, hasta su gran final, el 23 de octubre, donde los anfitriones vencieron a Francia en un encuentro reñido en el mismo escenario.

¿Quiénes fueron los mejores del torneo? Sin ánimo de menospreciar a los muchos que hicieron de la RWC de 2011 un gran éxito, los siguientes cinco jugadores destacaron por encima de todos.

 

Israel Dagg (Nueva Zelanda)

El veterano fullback de los All Blacks, Mils Muliaina, no iba a ceder su lugar sin luchar pero tras los 80 minutos iniciales del torneo, la batalla por el puesto quedo prácticamente terminada.

Gracias a una combinación de juventud exuberante, un ritmo acelerado y su juego de pies, Israel Dagg dejó claro que su momento había llegado.

Excluyendo su temporada de la Super Rugby de 2011 en la que se vio asediado por las lesiones, el joven de 23 años no tardó en marcar el tono de la campaña exitosa de Nueva Zelanda. A sólo 11 minutos del inicio del primer encuentro, ante Tonga, marcó el primer try de la RWC de 2011, y volvió a apoyar 17 minutos más tarde, convirtiéndolos así en los dos primeros tries de su total de cinco en el torneo.

Si bien fue competente bajo las pelotas altas y contaba buenas patadas en el momento de sacar a su equipo del campo de juego, los momentos estelares de Dagg ocurrieron en el ataque. Su planificación inteligente y la descarga de pelota con una mano a Ma’a Nonu fueron claves en comportarle a los All Blacks el único try en su victoria de semifinales ante Australia y selló su estatus como una de las estrellas más brillantes de la RWC de 2011.

 

Jerome Kaino (Nueva Zelanda)

El temible refuerzo del pack de los All Blacks, jugó prácticamente en toda la campaña de Nueva Zelanda, con excepción de los últimos segundos en la semifinal contra Australia en que estuvo presenciándolo desde afuera.

El éxito de los All Blacks se basó en el inicio de la jugada desde los forwards y Kaino no defraudó a su equipo. En cada ocasión, el ala ganó metros, abriéndose paso entre los tackleadores según cargaba hacia la línea rival. También supo estar en el lugar adecuado en el momento oportuno, esfuerzo que se vio recompensado al final con cuatro tries.

A pesar de su habilidad en el ataque, el nominado a Jugador del Año del IRB nunca descuidó sus tareas defensivas. En un instante de semifinal que resumió su participación en el torneo, Kaino se interpuso entre Digby Ioane y la línea para impedir que éste anotara el try tan ansiado por Australia. Mientras que varios All Blacks intentaban por todos los medios detener al potente Wallaby, un sólo golpe de Kaino con el hombro derribó a Ioane a tan sólo unos metros de la línea.

 

Jamie Roberts (Gales)

Este jugador se consolidó sin duda como un centro que no pierde el tiempo y sabe bien que el camino más corto a la línea de try es recto, duro y si cabe, pasando por encima del defensor de enfrente.

El corpulento galés consiguió hacer avanzar a su equipo repetidamente, abriendo la línea defensiva con sus carreras contundentes, sin dar el más mínimo cuartel desde el primer minuto hasta el último.

Durante la victoria en cuartos de final ante Irlanda, Roberts atrapó atléticamente una pelota alta en el medio de la cancha e inició un ataque cargando hacia la línea que concluyó con un try del wing, Shane Williams.

 

Sean O’Brien (Irlanda)

El momento estelar de Irlanda llegó cuando venció a Australia en su cruce del Grupo C, en el que el ala, Sean O’Brien, fue el protagonista principal del empeño defensivo que estranguló a los Wallabies e impidió que sumaran más de seis puntos.

El joven de 24 años tuvo que cambiar su habitual papel de ala izquierdo por el derecho cuando David Wallace abandonó el torneo por una lesión de rodilla, y supo afrontar el reto con un saber hacer mucho más avanzado de lo normal para alguien de su corta edad.

O’Brien lideró a su equipo en los tackles y en las carreras contra los Wallabies y gracias a su incesante solidez al portar la pelota, consiguió un try ante Rusia.

Asimismo, el ex Jugador Europeo del Año fue nombrado jugador del partido en la victoria de Irlanda a Italia que le aseguró el pase a cuartos de final.

 

Jacques Burger (Namibia)

Fue una luz de guía constante para su equipo. El capitán, Jacques Burger, demostró la habilidad y fortaleza suficientes que podrían ganarle un lugar sin problemas en muchos de los otros equipos de mayor categoría del torneo.

Burger fue un capitán que lideró con el ejemplo. Aún cuando el marcador rival seguía aumentando, el jugador de 28 años se lanzaba una y otra vez a los tackles y amenazaba con recuperar la pelota en los rucks.

Las estadísticas dejan clara la contribución de Burger. El valiente flanker que juega en los Saracens, en la Aviva Premiership, sumó un total impresionante de 64 tackles en los cuatro partidos de Namibia.

 

 

IRB

COMENTAR