Prematch
Prematch

LA HISTORIA DE LOS TORNEOS JUVENILES


En el camino hacia el Mundial Juvenil IRB, la entidad está serializando la historia de Los Pumitas en torneos en el país. Aquí, la primer entrega.

Viernes, 26 de Marzo de 2010 | 08:00

Por Frankie Deges / IRB

No será este IRB Junior World Championship la primera vez que Argentina sea anfitrión en torneos internacionales. En este primer repaso de la serie, los torneos que se jugaron entre 1972 y 1993.

Cuando el rugby argentino abra sus puertas para recibir al rugby mundial en el IRB Junior World Championship no será la primera vez que seleccionados nacionales juveniles se juntan en este país para disputar una competencia internacional.

Este Mundial Juvenil que se jugará en Rosario, Paraná y Santa Fe entre el 5 y 21 de junio, representará la primera vez que se juegue a este nivel en la categoría Menores de 20 años en el país. Eso sí, hubo varios torneos internacionales y mundiales en las categorías Menores de 18, 19 y 21 años.

Desde 1972 cuando un seleccionado de la Cuarta División (lo que hoy sería Menores de 17 años) hasta este presente en el que no caben ya dudas que el futuro del rugby mundial se jugará en el Litoral, los seleccionados juveniles sirvieron en muchos casos como el comienzo de carreras largas en el mas alto nivel.

En el primero de los envíos que se harán respecto a estos torneos y eventos, repasaremos cuáles fueron estos torneos y qué significaron para el rugby argentino.

En el comienzo

Desde el desembarco del rugby en el país, allá por los 1870s, el rugby juvenil acompañó el desarrollo del deporte. No obstante se tiene claro el debut de un seleccionado nacional en un test-match en 1910, hace 100 años, no son tan claros los comienzos de los seleccionados juveniles en Argentina.

Sí está establecido que el primer Campeonato Sudamericano se disputó en la Capital Federal y en la Ciudad de La Plata entre el 17 y el 23 de julio de 1972.

Fueron cinco los países participantes y Argentina, enseguida conocida como Los Pumitas, ganó con claridad a pesar de jugar partidos cada dos días.

Primero fue Paraguay con un claro 84-3, luego los siempre difíciles uruguayos pusieron una fuerte oposición en el triunfo argentino por un magro 16-9. Luego siguió el contundente 144-0 frente a Brasil mientras que en el cierre Chile cayó ante Argentina por 35-0.

Cinco fueron los jugadores de aquel plantel que luego jugarían para Argentina – entre ellos, Carlos Neyra tiene la particularidad de que cuando se jugó el Mundial M19 en 1997, en el plantel de aquellos Pumitas, estaba su hijo Nahuel.

Si bien el torneo se jugó en canchas emblemáticas del rugby de Buenos Aires, como San Martín, La Plata, Obras Sanitarias y el Club Atlético San Isidro, solamente se vendieron 632 entradas – por un total de $1.896 pesos, como cuenta el Balance de la Unión Argentina de Rugby de 1972.

Rotativo

Dos años mas tarde, el mismo torneo Sudamericano Juvenil se jugó rotando las sedes; Argentina recibió a Brasil y Chile en la cancha del Club Atlético San Isidro donde, ante un lleno total, con claridad los derrotó por 97-0 y 69-4 (el try recién cambió su valor a los actuales cinco puntos en 1992).

La superioridad argentina, que a nivel sudamericano se sigue extendiendo (ningún seleccionado nacional juvenil perdió contra rivales regionales), quedó en evidencia con los triunfos antes Paraguay en Asunción por 82-0 y Uruguay, en Montevideo, por 32-9.

Aquel equipo del ’74 tuvo nueve graduados al seleccionado nacional. De sus filas salieron varios jugadores emblemáticos de Los Pumas como los segunda línea Eliseo Branca (Puma entre 1976 y 1990) y Alejandro Iachetti (1978-1990) y el ala Tomás Petersen (1978-1986).

Catorce años mas tarde

Hubo que esperar varios años para volver a ver a Los Pumitas en acción en el país. Para entonces, la categoría era Menores de 19 años y la sede del octavo Sudamericano Juvenil fue Mendoza, donde diecinueve años mas tarde se disputaría el IRB U21 World Championship.

Aquel equipo de 1986 tuvo la particularidad de tener al primer jugador en disputar un Mundial y que luego de ganar el Sudamericano en forma contundente – triunfos frente a Paraguay 70-16, Uruguay 50-3 y Chile 84-3 – jugaría fuera del sub-continente por primera vez. Pocos meses después jugaría, y ganaría, el entonces Mundial FIRA en Berlín.

Cuando Los Pumas jugaron en la primer IRB Rugby World Cup en Nueva Zelanda y Australia en 1987, Sebastián Salvat ocupó el mismo puesto de fullback en que jugó en dos partidos del Sudamericano. Santiago Mesón estuvo en el plantel mundialista de 1991 mientras que Rodrigo Crexell jugó los tres partidos del Mundial 1995 en el que el “Bebe” Salvat fue capitán.

Aparecen Pichot, Phelan y Longo

Para el onceavo Sudamericano en 1993, del que se jugaron dos partidos en Buenos Aires, surgieron nombres que luego fueron muy importantes para el rugby argentino. Fueron triunfos ante Chile 91-6 y a Paraguay 115 a 15. Entre los jugadores destacados estuvieron el medio-scrum Agustín Pichot, el entonces segunda línea Gonzalo Longo y el capitán Santiago Phelan.

Pichot integró el plantel del Mundial 1995 y luego fue clave en los siguientes tres mundiales, siendo capitán en las Copas del Mundo 2003 y 2007. Santiago Phelan, hoy entrenador de Los Pumas fue el líder de aquel equipo y jugó en Los Pumas entre 1997 y 2003, teniendo dos mundiales en su haber. Gonzalo Longo, ya como octavo, jugó para Argentina entre 1996 y 2007, incluyendo los tres mundiales de ese período.

Phelan y Longo, en su camino a Los Pumas, tuvieron una escala mas: el primer torneo SANZAR / UAR en 1995. Ese torneo será cubierto en la siguiente nota.

COMENTAR