Varios
Varios

QUE ES EL RUGBY LEAGUE (I)


En las potencias del Sur, se exalta las bondades de esta variante del Rugby Union. ¿Cómo se juega? ¿Qué diferencias tiene con el rugby de 15 hombres? Mirá la primera de las tres entregas de este detallado informe.

Lunes, 11 de Julio de 2011 | 10:15

“Eso es del rugby league..., esto otro es del rugby league”, “tal jugador viene del rugby league”. Inclusive el gran Hugo Porta salió a decir que el juego tiende a parecerse al rugby league. Pero, ¿qué es el rugby league?

¿Cómo un deporte tan envidiado e imitado por el rugby que conocemos todos no ha prendido con fuerza en el mundo? En Australia dicen que es el más popular, aunque por los éxitos de los Wallabies viene perdiendo cancha. Una semana antes del Mundial 2003 de Australia, los Penrith Panthers le ganaron la final de la NRL a los Sydney Roosters en un Telstra Stadium colmado. El mismo estadio donde se jugó el partido inaugural. Y después de ver el chato espectáculo de Los Pumas contra los Wallabies, muchos australianos salieron a pegarle al Rugby Union y rememoraron la final del sábado anterior, colmada de color y de lindas porristas.

Este deporte es básicamente igual al rugby que se conoce en Argentina, pero jugado por trece hombres y sin rucks, ni mauls, ni lines. Algo así como una tackleata con seis opciones para cada lado.

Pero esto no siempre fue así. En la década del ochenta el rugby league depredó al Rugby Union llevándose a sus mejores jugadores que dejaban un rugby cada vez menos amateur, por uno con más facilidades. Incluso el medio scrum de Los Pumas en esa época, el Aguja Gómez, fue tentado para probarse en el deporte de las camisetas multicolores plagadas de sponsors.

En el Reino Unido muchos le echaron la culpa de la trágica caída de Gales a principios de los 90, cuando Scott Gibbs, Scott Quinnell, Alan Bateman, Jonathan Edwards, entre otros, se fueron tentados por las flamantes libras que brillaban en el norte de Inglaterra. Pero una vez profesionalizado el rugby, varios pegaron la vuelta y el rugby de quince se  cobró revancha llevándose a muchas estrellas para sus filas. El impacto fue fuerte en Gales cuando comenzaron a volver en un equipo que asombró al mundo de la mano del entrenador neocelandés Graham Henry entre 1997 y 1999. En Escocia, Alan Tait, un centro ahora retirado también fue y volvió. Con un dato curioso. Entre su primer y segundo test con la camiseta del cardo, pasaron diez años. Claro que entre medio se puso la de Gran Bretaña RL.

Australia en el 2001 contrató al número uno de los Kangaroos -así se denomina el seleccionado de Australia RL-: el wing Wendell Sailor, también cargó con Matt Rogers y Lote Tuqiri. Inglaterra robó al eléctrico Jason Robinson y a Henry Paul mientras varios otros juegan cada sábado en la Premiership.

Hace algunos años la unión galesa pateó el tablero –y la billetera-  para llevarse a un perfil alto del rugby de trece: Iestyn Harris, figura del seleccionado de Gran Bretaña e Irlanda, de Gales y de los poderosos Leeds Rhinos de la Superleague inglesa por 1.6 millones de libras.

Pero la historia de rivalidades no se da solamente con la chequera en mano. Nació hace más de 100 años en Inglaterra. Como sucede siempre, dependiendo de quién cuenta la historia, la balanza de la bondad se inclina para uno u otro lado. Si bien el origen del juego es el mismo, el RL reniega de la existencia de William Web Ellis, alma máter del rugby de quince y nombre que lleva la Copa del Mundo. Según los detractores, es un invento de la RFU,  (la unión inglesa de rugby), una mentira para darle una historia a un deporte que en realidad es una evolución natural del que se jugaba entre aldeas desde el 1400.

Explicar el cisma del rugby no es un tema fácil. Todo comenzó cuando en 1895, 21 clubes del norte rompieron relaciones con la RFU después de una discusión sobre el pago a jugadores. Estos clubes eran acusados de ofrecerle dinero a los jugadores, algo que no era aceptado entonces. 

La versión de la gente del rugby league es similar aunque distinta su justificación. Según su postura la Rugby Football Union estaba preocupada por la cada vez más incipiente invasión del juego por las clases trabajadoras de Yorkshire y Lancashire en el norte minero de Inglaterra, por lo que inventó duras cláusulas amateurs para que el juego se mantuviera manejado por la clase pudiente de Londres. Esto dejaba afuera todos los trabajadores que al tener que faltar a trabajar los sábados, recibían una compensación de sus clubes por jugar. Así se formó en 1896 la Northern Rugby Football Union.

Al año siguiente para hacer el juego más dinámico, la NRFU anuló el line y redujo el valor de los goles de tres a dos puntos. El try en ese entonces valía tres puntos. En 1904 se jugaría el primer partido internacional, entre Inglaterra y un Combinado de otras nacionalidades. El último ganó 9 a 3.

Pero el rugby league como se conoce –o por lo menos como lo conocen en otras partes del mundo- hoy en día, nació en 1906, cuando redujeron la cantidad de jugadores a trece por lado y reemplazaron al ruck y el maul por el “play the ball”, una forma de poner la pelota en juego.

El juego llegó a Oceanía y a otras partes del Commonwealth a partir de 1907. En 1922 la NRFU cambió su nombre a Rugby Football Federation como se la conoce ahora. Y desde entonces los caminos de los dos estilos de rugby se fueron separando.

 

Textos: Daniel Posse. (Primera entrega)

Segunda entrega, mañana 12/7

Tercera y última entrega el miércoles 13/7

 

COMENTAR